Últimamente los y las escritoras de novela negra Italianos, no hacen más que darme alegrías. Se está trayendo una gran cantidad de autores y sus obras. Y la verdad es que la calidad es muy alta. Otra ventaja es que los que he podido leer. No se copian los estilos. Hay de todo tipo. Novela más rural, ambientada en sitios pequeños, fuera de las grandes ciudades. También los hay que se desarrollan en grandes ciudades, pero en varios casos, dichas ciudades son un personaje más de la novela. Te hacen transitar por ellas y por sus historias. Son novelas muy Italianas y eso lo agradezco. Cuando leo a un autor Italiano, quiero que me traslade a su país. A su gastronomía, a su cultura, sus costumbres y su forma de encarar un crimen.

En todas partes se mata igual, pero la psicología de los investigadores y la de los asesinos, es diferente dependiendo del país, y por supuesto la forma de narrarlo. Me desagrada profundamente, cuando un autor europeo. Sitúa sus novelas en estados unidos y crea un personaje, que siempre es del FBI. ¿En Europa no hay buenos cuerpos policiales? Y claro por mucho que conozcas el país y sus ciudades. Nunca te vas a manejar también, Como describiendo y situando al lector, en el país en el que nació el autor.

Si un poli, es de Roma, quiero leerlo que come pasta, no hamburguesas Americanas. Y eso los Italianos lo están haciendo muy bien. Las sitúan en su tierra y generalmente en la ciudad en la que viven. Que para eso se la conocen.

A veces unas cosas, te llevan a otras y resulta que leyendo la noticia, de que se había sabido que un famoso delincuente, lo habían enterrado a los pies del altar mayor de una iglesia de Roma. En secreto y con el pleno conocimiento del vaticano. Fue un escándalo al que la iglesia, dio la callada por respuesta. Pero el escándalo creció tanto, que al final no les quedo más que exhumar el cuerpo y llevarlo a otro lado. El angelote enterrado en la iglesia no era otro que Enrico De Pedis .

Enrico de Pedis.
Enrico De pedis.

Enrico De Pedis , fue el fundador y jefe, de la mayor organización criminal que asolo romo en los años 80. Controlaban absolutamente todo de los bajos fondos. Drogas, asesinatos, prostitución. Nada se movía en el submundo criminal de la ciudad, sin que ellos lo autorizaran. No estamos hablando de mafia, sino de un grupo de delincuentes comunes, que crecieron mucho. Que establecieron tratos con el propio gobierno y con el vaticano. Porque no se mueve nada en Roma, sin que el vaticano lo sepa y lo apoye. Enrico hacia muchas donaciones a la iglesia y además era un notorio fascista. Con lo que tanto el gobierno, como la iglesia lo utilizaban para prácticas, digamos no muy legales, contra gente de izquierdas.

Dicha banda la bautizaron como la banda de la Magliana, que es el barrio donde se fundó. Que esa banda se hiciera muy famosa en el resto de Italia, se debió a dos cosas. La primera un libro, que se escribió sobre ella y la segunda, la adaptación de ese libro a la televisión, con el título de Romance Criminal.

El autor del libro es Giancarlo De Cataldo. Un juez de Roma, que poseía información de primera mano, sobre el caso y el juicio. Resulto que su señoría, era un magnífico escritor. Y el libro fue un rotundo éxito.

Giancarlo De Cataldo.

Giancarlo De Cataldo, es juez penal en Roma desde el año 1974 y sigue ejerciendo en su tribunal. Y lo compagina con sus novelas de género negro. La mayoría bastante criticas con el sistema judicial Italiano. Todo un descubrimiento para los amantes de la novela negra con trasfondo social.

Libro Una novela criminal, Giancarlo De Cataldo, ISBN 9788492833115.  Comprar en Buscalibre
Una organización naciente, despiadada y sanguinaria trata de conquistar el cielo desde la periferia. Tres jóvenes héroes malditos, con un sueño ingenuo y terrible. Un policía tozudo, un coro de criminales, jugadores de azar, criminólogos, periodistas, jueces, cantantes, mafiosos, junto a elementos desviados del poder y terroristas fascistas. Y el burdel más exclusivo de la ciudad. Una novela épica de extraordinaria fuerza, el corazón oculto de la Historia de Italia al desnudo.

Italia cosa nostra (Criminal (roca)) de [Giancarlo De Cataldo, Jorge Rizzo]
Otoño de 1992, año negro y convulso en una Italia sobrecogida por los homicidios de los jueces Falcone y Borsellino, y en el que Cosa Nostra se ha alzado en armas. Ha caído el Muro de Berlín y el panorama político está agitado tras la revolución de Mani pulite: se debe ocupar el vacío de poder que ha dejado el viejo sistema de partidos y no se puede perder tiempo. Varios antihéroes y sus miscrohistorias se entrecruzan en la escena de este drama colectivo. ¿Allí están los asesinatos de ?u zu? Cosimo, el mafioso cínico, sin prejuicios y paciente que deambula por una Sicilia espectral; y Nicola Scialoja, que desempeña el papel de bisagra secreta entre Estado y crimen organizado. Con él trabajan el carabinero Camporesi y la fascinante Patricia, que juega a la dualidad y tiene una relación con Stalin Rossetti, quien a su vez estrecha, lazos con Angelino Lo Mastro, un capo siciliano en ascenso.

Los traidores (Novela Historica (roca)) de [Giancarlo De Cataldo, Pilar González Rodríguez]
Calabria, 1844. Lorenzo di Vallelaura, un joven aristócrata, es capturado por participar en un levantamiento contra la monarquía de los Borbones. Ante él se presenta una deshonrosa disyuntiva: morir o salvar la vida a cambio de cometer traición. Su misión consistirá en espiar a Giuseppe Mazzini, el revolucionario exiliado en Londres tras el fracaso de los levantamientos por él liderados en 1821 y 1832. Lorenzo, un joven educado y atractivo no tarda en convertirse en mano derecha de Mazzini y a través de él, conocerá un universo que ni siquiera se hubiera atrevido a imaginar: libertarios y revolucionarios; damas de la alta sociedad; pintores como Dante Gabriel Rossetti; burdeles y clubes de caballeros…

Tres grandes autores italianos narran otras tantas «historias de jueces». Tres cuentos ejemplares que describen cada uno a su manera la vida, el coraje, la entrega y, a veces, la inconsciencia de los que día a día afrontan el riesgo y al responsabilidad de ejercer tan difícil oficio. Andrea Camilleri nos traslada a los albores de la unidad de Italia en «El juez Surra», un turinés que llega a Sicilia con su ingenuidad y su obstinado optimismo como armas principales, con las que inadvertidamente debe enfrentarse a la «Fratellanza», germen de lo que actualmente conocemos como mafia. En «La niña», Carlos Lucarelli nos cuenta la historia de una jovencísima juez de conducta intachable que se ve obligada a vivir en la clandestinidad mientras en Bolonia estallan los episodios de inaudita violencia que allí tuvieron lugar en los años ochenta. Por último, Giancarlo de Cataldo nos narra en «El triple sueño del señor fiscal» el duelo sin fin que enfrenta a un fiscal y a un aguerrido alcalde en un combate que encarna simbólicamente la enfermiza -y, al parecer, incurable- relación entre legalidad y corrupción política.

Roma, a principios de los años setenta. Petro Proietti, el inolvidable Libanés, tiene veinticinco años y está en la cárcel. Todavía es un niño de la calle, pero ya empieza a pergeñar su gran plan: convertirse en el rey de la Roma criminal. Junto a él, nos encontramos con sus compañeros: el Dandi, el Búfalo, y el Esqueleto. Y Giada, una chica de buena familia, con la que el Libanés tendrá continuos encuentros y desencuentros.
Después de intervenir en una pelea a favor del sobrino del jefe de la Camorra, se acerca a esta organización y empieza a aprender cómo funciona, su estructura y organización. Pero su objetivo no es convertirse en un miembro de la misma, sino ser siervo de nadie, dueño de sí mismo. Cuando sale de la cárcel cuenta con sus amigos de siempre y con un trato con la Camorra: hacer llegar un barco cargado de drogas a la ciudad. Para ello, necesitará una inversión de mucho dinero.
Mientras, se hace patente que Roma necesita un rey, y no puede ser el Terrible, un campesino vestido de punta en blanco, con sus elegantes ropas ridículas y pelo grasiento.
«La vida es todo o nada»: el Libanés lo sabe, porque la calle ha sido su escuela. Y gracias a la calle, el Libanés ha aprendido que un verdadero guerrero siempre se levanta, todas y cada una de las veces que cae.

Estos son los títulos, que nos han llegado traducidos del autor. El cual sigue escribiendo y publicando con enorme éxito en su país.

En el año 2008, se estrenó la serie de TV, basada en el libro Roma criminal. Fueron dos temporadas y 22 capítulos. La serie fue un éxito rotundo, batiendo todos los récords de audiencia en Italia. No solo eso, sino que se pudo ver en muchos países, con parecido éxito.


https://www.filmaffinity.com/es/film141813.html

La serie es totalmente fiel al libro. Todos los personajes que salen en ella, fueron reales y sus acciones y contactos también. Una serie totalmente recomendable.

Tanto los libros del autor, como la serie de TV, Totalmente recomendable. Además la serie está en español. Si queréis buscarla. Merece la pena.

0 Comments

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.