Las Tres Reinas De La Novela Negra Inglesa.

Hay que decirlo claro, la novela negra, o más bien la novela policial. Es una creación en su inicio de escritoras. Mujeres que escribían en aquella época, con seudónimos de hombres. Historias por capítulos, que se publicaban. En los periódicos de la época. Cada semana un capítulo y que tuvieron un enorme éxito.

Tenemos que situarnos en el siglo XIX, y principios del XX. Que en aquella época una mujer escribiera, pues no estaba bien visto del todo, y que además lo hiciera de asesinatos. Eso ya era motivo de hundimiento del imperio británico. Como poco.

Después de la primera guerra mundial, las mujeres fueron fundamentales en la vida del país. Mientras los hombres se mataban en el frente, ellas llevaban todo el peso del país. Ya podían votar y por supuesto publicar lo escrito, con su nombre real. De hecho como dato curioso, muchas de ellas, firmaban con sus apellidos de solteras.

Antes de esa guerra, hubo muchas, que es casi imposible conseguir sus obras, al menos en español. Pero después, fueron bastantes más. Y con la perspectiva que da el tiempo. Hay unanimidad en que las tres mejores eran estas.

Ngaio Marsh, Dorothy L. Sayers y Margery Allingham. Ya sé que falta la más grande y famosa. Pero Agatha Christie. No es la reina. Es la emperatriz. Y además todo el mundo la conoce y muchos y muchas hasta la han leído y todo.

Resultado de imagen de Ngaio Marsh
Ngaio Marsh

Ngaio Marsh era de Nueva Zelanda, pero toda su vida vivió en Inglaterra. Escribió 32 novelas, todas protagonizadas por el detective Roderick Alleyn. La autora también era directora teatral y muchas de sus obras se ubican en representaciones teatrales o en sus preparaciones.

Ya desde el propio título, el escenario de la acción queda perfectamente enmarcado: el asesinato que tendrá que investigar el infatigable detective Roderick Alleyn, que por casualidad se encuentra entre el público, tiene lugar durante la representación de una obra dramática. […] La víctima: un actor mediocre que trataba de alcanzar el estrellato mediante soborno. Los sospechosos: varias de las víctimas de sus chantajes y dos recelosas compañeras sentimentales

Aquel fin de semana en una mansión inglesa había sido planeado como una obra de teatro en la que los personajes iban a ser de carne y hueso y el director movía los hilos de la acción a su antojo. Pero lo que iba a ser un drama poético se transformó en una tragedia: la muerte penetró en la casa aislada por la nieve y la envolvió en una pesadilla angustiosa que el director de la obra jamás puedo imaginar.
En el fondo de la Inglaterra rural y pagana, los Cinco Hijos repiten su Danza de las Espadas, Hay un ganso decapitado Y después un hombre. Pero el hombre «pierde la cabeza» ante cien espectadores. Y nadie ve nada ¿por qué? Hay disfraces ambiguos, una maraña de sentimientos y motivos, locura y pasión. Hay sangre, decorado primario. ¿Quién mató? ¿Quiénes? ¿Cómo? ¿Por qué? Alleyn piensa, actúa y resuelve. Después
Dos mujeres de la alta sociedad están siendo objeto de chantaje. La primera es la joven esposa del general Halcut-Hackett que ingenuamente acude a la policía para que ayuden a «su amigo imaginario». La segunda es la señora Evelyn Carrados, esposa de Sir Herbert Carrados. El Inspector Roderick Alleyn se pone manos a la obra y recurre a su buen amigo Lord Gospell para que recoja información. Sin embargo, antes de que pueda hablar con él, Lord Bunchy Gospell es encontrado estrangulado en un taxi la mañana después del baile más lujoso del año, una puesta de largo en casa de la conocida anfitriona Evelyn Carrados. Ahora el inspector Alleyn debe descubrir quién asesinó a su viejo amigo y detener al chantajista.
Resultado de imagen de Margery Allingham
Margery Louise Allingham

Margery Allingham, no tuvo ningún problema en dedicarse a la escritura, pues nació en el seno de una familia de escritores. Escribió 16 novelas, todas con el mismo protagonista. El detective Albert Campion. Un aristócrata aficionado a resolver crímenes.

Resultado de imagen de Margery Allingham libros
Londres está en peligro. Entre la espesa niebla de noviembre se esconde Jack Havoc, «el Tigre», un violento asesino acabado de salir de la cárcel para espanto de las autoridades y la población civil. Los parques y callejones de la capital británica se teñirán de sangre si «el Tigre», siempre al acecho, no es capturado a tiempo por alguien más hábil y astuto que él. Solo los inspectores Albert Campion y Charles Luke parecen estar a la altura de la retorcida mente criminal de tan temido asesino, que, nuevamente en libertad, tomará el camino de Normandía en busca de un misterioso «tesoro». Seguirle los pasos sin ponerse al alcance de su afilado cuchillo no será tarea fácil para sus intrépidos cazadores.
En la señorial casa de la excéntrica familia Palinode, nostálgica de un pasado en que la fortuna les sonreía, cuyos miembros, todos hermanos y hermanas, se comportan como si el tiempo no pasara, con una dignidad exagerada de clase, comiendo y bebiendo lo que encuentran por los parques solo para ahorrar, se producen una serie de muertes de lo más sospechosas. Campion acepta a regañadientes el caso para hacerle un favor a su fiel lugarteniente, el antiguo delincuente Lugg, y trata de desentrañar un misterio que pone a prueba todas sus capacidades.
Guffy Randall, un joven aristócrata inglés, no sale de su sorpresa cuando se encuentra con el Paladín Hereditario de Averna y parte de su corte en un hotel de la Costa Azul. Y es que ese flamante heredero no es otro que su viejo amigo Albert Campion, un caballero de alta cuna que se esconde tras un pseudónimo para poder ejercer de forma anónima su profesión de detective. Campion, acompañado de tres camaradas tan peculiares como él y de su fiel sirviente Magersfontein Lugg, un antiguo ladrón dado a los métodos expeditivos, se enfrenta esta vez a la misión de probar que el reino de Averna, un minúsculo y pintoresco principado situado a orillas del Adriático, pertenece a la Corona inglesa. Para ello se verá obligado a viajar a Pontisbright, una aldea en la que se topará con grandes misterios, adolescentes precoces que se visten con telas de cortinas y cadáveres por doquier.
Resultado de imagen de Dorothy L. Sayers
Dorothy Leigh Sayers

Dorothy Leigh Sayers, fue la más independiente de las tres. Madre soltera, luchadora por el sufragio femenino y humanista reconocida. La autora escribió 14 obras, todas con el protagonismo de Lord Peter Wimsey. Un aristócrata que acompañado por su criado. Resuelve misterios.

Lord Peter Wimsey, el detective más distinguido de Inglaterra, se enfrenta en esta ocasión a un caso que parece a punto de cerrarse para siempre. Harriet Vane, escritora de novelas policíacas y experta en venenos, ha sido acusada de envenenar y asesinar a su amante. La policía y el juez están persuadidos de su clamorosa culpabilidad. ¿Podrá lord Peter salvar a esa mujer que empieza a ser para él mucho más que la protagonista de otro misterio?
En esta ocasión, la astucia y la obsesión por los detalles del detective más elegante de Inglaterra se pondrán al servicio de un enigma aparentemente insoluble: estamos en uno de los clubs frecuentados por el propio lord Peter, el Bellona, donde de pronto muere el nonagenario general Fentiman. Los detalles del fallecimiento, y en especial la hora exacta en que cesó de latir su corazón, serán decisivos para determinar quién se queda con la sustanciosa herencia que dejan él y su hermana, lady Dorland, muerta extrañamente ese día, casi al mismo tiempo.
El sofisticado, culto y elegante lord Peter Wimsey, el detective más refinado y sagaz de Inglaterra, se encuentra en esta ocasión de vacaciones en Escocia, concretamente en la localidad de Galloway, sede de una curiosa colonia de pintores. Uno de ellos, de nombre Campbell, el más impopular del grupo, se ha despeñado por un acantilado mientras se encontraba pintando. ¿Casualidad o asesinato? Una vez más la privilegiada mente de lord Peter no podrá descansar y tendrá que invertir todas sus habilidades en descartar, una tras otra, las pistas falsas que ocultan la verdadera identidad del culpable.
Harriet Vane, la famosa escritora de novelas policíacas, se toma unas vacaciones para meditar sobre su futuro. A mediados de un esplendoroso mes de junio, decide hacer una excursión por la costa sudoeste de Inglaterra. En una de esas playas desiertas, tan solo frecuentadas por gaviotas y albatros, se sienta a comer. Tras una agradable siesta prosigue su paseo por la playa hasta dar con algo inesperado: el cuerpo sin vida de un hombre degollado.
Donde Harriet Vane esperaba encontrar paz y aislamiento se topa con un caso de asesinato en el que ella misma se convierte, por segunda vez, en una de los sospechosos. Solo la habilidad, el olfato y la caballerosidad de lord Peter Wimsey, el detective más elegante de Inglaterra, podrán restaurar el honor de su nombre.

Están son las tres, consideradas reinas de la novela negra británica clásica. ¿Y qué me voy a encontrar en esas novelas? ¿se abran quedado muy antiguas? ¿las tres escritoras serán iguales?.

Pues lo que se van a encontrar es novela negra clásica, generalmente con el misterio de un crimen, varios sospechosos con motivos y su descarte. Hasta llegar a la resolución.

No se han quedado antiguas, realmente es la investigacion de un crimen. Reuniendo pruebas, hablando con los sospechosos y cuidando mucho los detalles.

Para nada son iguales. Son tres personalidades de mujer, muy diferentes y se nota en sus tramas y su forma de escribir.

Ngaio Marsh. Es la que sus estructuras narrativas son más perfectas. No hay trampas al lector, para llegar a la resolución del caso. Muy bien ensambladas todas las pruebas de los casos.

Margery Allingham, es la más divertida en sus diálogos, además de ser la que más componente social tiene en sus novelas. Generalmente la clase alta, no sale muy bien parada en sus comparaciones con el pueblo llano. Muy buenas tramas, muy cuidadas también.

Dorothy Leigh Sayers. Es la que mejor escribe de las tres, se le nota una amplia cultura y sus tramas son un poco más complicadas. Hace que el lector o lectora, se tenga que involucrar más en su lectura.

Mi opinión es que yo compararía su lectura con el sorbete de limón que te dan entre platos en las bodas. Que sirve para aliviar un poco el estómago. Si se está cansado de psicópatas, asesinatos truculentos o tramas que te llevan por el mundo, sin descanso. Pues uno se lee un libro de cualquiera de las tres. Y es como una ayuda para hacer la digestión mental, antes de sumergirnos en otro thriller trepidante.

El motivo de que me acuerde de las clásicas inglesas es que acabo de leer este libro.

En un pacífico complejo privado para jubilados, cuatro improbables amigos se reúnen una vez a la semana para revisar antiguos casos de asesinatos locales que quedaron sin resolver. Ellos son Ron, un ex activista socialista lleno de tatuajes y revolución; la dulce Joyce, una viuda que no es tan ingenua como aparenta; Ibrahim, un antiguo psiquiatra con una increíble capacidad de análisis, y la tremenda y enigmática Elizabeth, que, a sus 81 años, lidera el grupo de investigadores aficionados… o no tanto.
Cuando un promotor inmobiliario de la zona es hallado muerto con una misteriosa fotografía junto al cuerpo, El Club del Crimen de los jueves se encuentra en medio de su primer caso real. Aunque sean octogenarios, los cuatro amigos guardan algunos trucos en la manga.

Ha sido un éxito en Inglaterra, un intento de resucitar un tipo de novela negra, que por desgracia está en desuso. Sería el crimen amable, resuelto por aficionados. ¿Pero lo ha conseguido?

Pues no del todo. Y el problema puede ser, en tratar una historia que los aficionados al género negro tienen muy interiorizado en otra época. Llevarlo al tiempo actual. A mí me chirría un poco. A veces acelera la trama y otras la ralentiza. No fluye la historia como debería. Si tiene sentido del humor, pero es muy light, para lo que es el humor británico. Más bestia de lo que nos pensamos.

La terminé, pero a veces me costó no dejarlo un tiempo. Para retomarla más tarde. Al final me acordé de la frase de rechace imitaciones. Y si queréis leer un libro amable de crímenes en la campiña inglesa. Las tres señoras antes nombradas colmarán vuestras expectativas mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: