El True Crimen Español, Empieza A Gozar De Buena Salud.

Desde que en 1965, Truman Capote, escribiera A Sangre Fría, hasta ahora. El true crimen goza de muy buena salud, de echo cada vez se editan más y mejores novelas del género.

En Estados Unidos, que en esto del asesinato no tienen rival, hace ya muchos años, que se escriben con gran éxito de ventas. Multitud de libros sobre casos reales de crímenes. El true crimen no es coger un caso que has leído en el periódico y sacar una idea de ello, para una novela. Es hacer un trabajo más bien periodístico, pero que se lea con la agilidad de una novela.

Se tiene que apoyar en un riguroso trabajo de documentación, seguir a poder ser el juicio en persona y sobre todo, que el caso al final se cierre. Con un culpable.

El autentico True Crimen, tiene que acabar con un acusado con condena firme, No vale entrar en el terreno de teorías conspirativas, o de dudas. Eso ya es otro genero, diferente. En algunos crímenes muy relevantes, sin resolución, También se admiten.Pero deben de ser muy famosos o mediáticos. Y no se debe de entrar en dar soluciones que no se hayan demostrado ciertas.

Aquí como, casi siempre, llegamos tarde, pero por suerte no mal. Sé esta empezando a publicar casos, muy bien documentados. Generalmente escritos por periodistas, que mezclan muy bien la labor periodística con la faceta de novelista.

Aquí se expone una pequeña galería de true crimen nacional, muy interesante.

Breton da miedo.Da miedo saber lo que le hizo a sus hijos, y da miedo la expresión ausente, de no ir con el, la cosa. ¿ un psicópata o un loco?

El secreto de Bretón: El caso que ha conmocionado a España y a la criminología de [Genovés, Vicente Garrido, Patricia López Lucio]
Los autores se acercan al caso de la desaparición de Ruth y José, los niños de Córdoba, que tienen a su padre como principal sospechoso.

 Poniendo énfasis en el proceso policial, en la búsqueda de indicios y huellas y en la personalidad del principal acusado, los autores llegan a resultados sorprendentes y perturbadores.

 Se trata de un caso con múltiples aristas que no solo destaca por la crudeza de lo acontecido, de un crimen contra natura, sino por una investigación fallida que necesitó de múltiples revisiones por parte de expertos que dieron luz a nuevas pruebas.

 Como experto criminólogo y lejos del sensacionalismo que a menudo se vierte sobre estos casos, Vicente Garrido ahonda en el perfil criminal del presunto autor y en mayor medida de un proceso policial que ha puesto en entredicho la labor de los investigadores.

El crimen de los galindos, es todo un ejemplo de lo que no hay que hacer con la escena de un crimen. Poco más o menos que con la primera patrulla de la guardia civil, debía de ir doña paca con la fregona. Pa limpiar todo bien, antes de que llegara el juez y los de criminalistica.

En un caluroso 22 de julio de 1975 en el Cortijo de Los Galindos, situado en Paradas, un pueblo de la campiña sevillana se cometió un terrible crimen en el que murieron cinco personas. Aquello supuso una verdadera conmoción para la España de la época. A pesar de decenas de años de investigación, el crimen jamás fue resuelto, dando pábulo a novelas, películas y a teorías disparatadas, donde casi siempre se acusaba a uno de los asesinados. Debido a la desastrosa investigación, hace ya más de 20 años que los crímenes prescribieron. El asesino y sus cómplices esquivaron para siempre la acción de la justicia. Juan Mateo Fernández de Córdova, autor de este libro, es el hijo de los, ya fallecidos, marqueses de Grañina, propietarios del cortijo. Conocía a los asesinados y no se resignó a las falsas acusaciones ni a los bulos escritos. Desde el primer día le atosigaron preguntas sin respuestas, esas que comenzó a resolver después de tener inesperadamente conocimiento por su madre de un suceso que esta vivió en aquellos días en la misma finca. Lo relatado le incentivó y le obsesionó para investigar sin descanso hasta encajar todas las piezas de ese incomprensible rompecabezas. Ahora, decidido, cuenta en este libro cómo sucedió todo, demostrando inequívocamente la inocencia de todos los asesinados, el móvil de la barbarie, y que no cesará hasta, por fin, desenmascarar las caras de los culpables. Esos que ya se creían a salvo de ser descubiertos erraron, pues aquí se desvelan todas las incógnitas, en una valiente y apasionante narración que traslada al lector a aquel fatídico día y al lugar de los hechos, para finalmente conseguir descifrar del crimen de Los Galindos, toda la verdad.

Angie es una psicópata de libro, lo que unido a una capacidad increíble de convencer a todo el mundo y de planificar un asesinato hasta en sus últimos detalles.

Fue la mujer encargada de limpiar el apartamento que se alquilaba por días en el barrio de Gràcia de Barcelona, quien la mañana del 21 de febrero del 2008 descubrió el cuerpo sin vida de Ana María Páez Capital. La joven, de treinta y seis años, estaba completamente desnuda sobre un sofá y llevaba atada una bolsa de plástico en la cabeza. Junto al cadáver, los investigadores de los Mossos d’Esquadra solo encontraron una peluca y un par de botas negras. En los primeros momentos, los policías del Grupo de Homicidios se plantearon la hipótesis de una muerte por asfixia sexual. Una tesis que se desvaneció en cuanto llegaron a las dependencias policiales las primeras imágenes de una misteriosa y atractiva mujer que, haciéndose pasar por la víctima, sacaba dinero de la cuenta corriente de la joven asesinada. La investigación se centró entonces en ella, María Ángeles Molina Fernández, Angi, la asesina que durante varios años fue capaz de seducir a los responsables de varias entidades bancarias que le concedieron, sin ningún tipo de control, préstamos y seguros que firmó con la identidad de su amiga asesinada. El libro reconstruye la minuciosa investigación de los Mossos d’Esquadra que dio al traste con el plan que durante meses diseñó esta mala mujer para tratar de emular un crimen perfecto. Angi pretendía hacer pasar a Ana por una joven con una doble vida. Los policías son los protagonistas de este relato basado todo en hechos reales, que cuenta, además, con la mirada y los sentimientos en primera persona de la periodista de sucesos que en su día publicó la investigación y que a punto estuvo de ser imputada por la jueza que dirigía el caso.

Aquí se mezcla lo serio de un robo, con el cachondeo, de un electricista, que se lleva el libro más valioso de la catedral de Santiago, como el que saca un libro de la biblioteca, bajo el brazo pa leer por las noches en la cama. Aun que parece que el tema es más complicado y hay más cera de la que arde.

En julio del 2011, los canónigos de la catedral de Santiago de Compostela se dieron cuenta de que faltaba el Códice Calixtino, el manuscrito iluminado del siglo XII considerado como la primera guía de viajes del mundo y referente para millones de peregrinos cuando realizan el Camino de Santiago. El robo del Códice Calixtino, una obra rodeada de misterio, leyendas y controversia desde sus orígenes hasta nuestros días ―y de valor incalculable―, conmocionó a toda la sociedad española e internacional. Para recuperar la famosa reliquia, se puso en marcha un operativo liderado por la Brigada de Patrimonio Histórico. Para su investigación, los policías tuvieron que viajar a Santiago ―y también en el tiempo―, al entrar en un mundo gobernado por las leyes de Dios, ejecutadas por el deán, jefe del templo, y sus colaboradores, los canónigos. Inevitablemente, las pesquisas que el inspector jefe Tenorio y el juez Vázquez Taín hicieron abarcaron todos los rincones más oscuros de la catedral y desvelaron chantajes sentimentales, guerras entre canónigos, acusaciones de homosexualidad y drogas, y permitieron averiguar, además, que había ratones que robaban dinero de los peregrinos desde hacía muchos años ante la «clamorosa desidia» de los sacerdotes, según dictaminó el tribunal que juzgó el caso. El caso también desveló que la razón para robar el Códice Calixtino no era ni mucho menos la que los investigadores se esperaban.

Este es un caso clásico de crimen, para quitar de enmedio a alguien que molesta en una nueva relación. Pero tiene más argumentos y no es tan sencillo

29 balas y una nota de amor (sinficción nº 1) de [Egea, Alfonso]
En 29 balas y una nota de amor, Alfonso Egea relata el crimen que ocurrió en el seno de la Guardia Urbana y que acabó con el encarcelamiento de Rosa Peral y Albert López, detenidos como sospechosos del homicidio de Pedro Rodríguez, miembro también del cuerpo y pareja de Rosa Peral. Egea, periodista especializado en investigación y sucesos de Espejo Público, realiza en este libro una reconstrucción pormenorizada de la investigación basada en todo tipo de fuentes y documentos, que aportaron las diferentes partes del caso.
“Este es uno de los crímenes más estremecedores que he tenido la oportunidad de conocer”, subraya el periodista. La mecánica de la muerte, sus últimos movimientos y los tosco intentos de los sospechosos por construir una genialidad criminal para imputar a otras personas son los protagonistas de este libro en el que paso a paso se determinan los detalles de un caso que conmocionó a la opinión pública.
Egea describe en 29 balas y una nota de amor la complicada investigación policial que parte tras el descubrimiento de un coche, en los alrededores de Barcelona, totalmente calcinado y con una cuantas piezas óseas calcinadas en su interior.Días después de este descubrimiento, el 13 de mayo, a las 13.45, los investigadores detuvieron a Albert López y Rosa. Ambos sospechosos del homicidio de Pedro Rodríguez.”Los cadáveres hablan, y cuanto menos te puede contar un cadáver más complicada será la investigación”. En esta historia partimos de una pareja rota meses antes de un asesinato, y dos hombres y una mujer protagonistas de infidelidades, discusiones y reconciliaciones. “Un hombre y una mujer que lo mismo se odiaban que se amaban y que lo hacían con la misma intensidad”, advierte Alfonso Egea. Ahí fuera, donde menos te lo esperas, aparece la historia más increíble del mundo”, alega Alfonso Egea, quien destaca que este crimen y los hechos que lo rodean acabarán estudiándose en las facultades de criminología.
“La investigación de un asesinato o de cualquier hecho criminal de una cierta gravedad es como una receta de cocina de la abuela: un puñado de lógica deductiva, otro puñado de estrategia emocional, una pizca de perfilación criminal, dos cucharadas de intuición y esa medida imposible de medir de genialidad basada en el talento, en los conocimientos y el esfuerzo”.

Este es un caso, que puso a prueba, el buen hacer de la policía nacional, y como se implico a tope para detener a un hijo de la gran puta, que raptaba niños y abusaba de ellos. Lavándolos para ocultar cualquier tipo de rastro, antes de dejarlos otra vez en la calle. Con el problema de cogerlo antes de que raptara a otra criatura.

Cazaré al monstruo por ti (SinFicción nº 2) de [Marlasca, Manuel]
Cazaré al monstruo por ti es, sobre todo, la historia del compromiso de un puñado de policías con unas niñas, víctimas de un depredador sexual, pero también es la historia de la mayor caza del hombre desencadenada nunca en Madrid, la Operación Candy. En el 2014, la Brigada de Policía Judicial de Madrid se enfrentó a un reto gigantesco: un tipo que raptaba niñas a plena luz del día, las retenía durante horas y las agredía sexualmente.
Cazaré al monstruo por ti cuenta la caza del pederasta de Ciudad Lineal desde dentro, desde el punto de vista de los policías que persiguieron durante meses a una sombra a la que lograron poner nombre y detenerla gracias a la complicidad con las víctimas y a novedosas e imaginativas técnicas de investigación.
El libro cuenta con el testimonio de los participantes en la Operación Candy y está basado en todos los documentos de una investigación que ya es historia criminal de España.

Son 6 casos, 5 de ellos resueltos, y el que no está resuelto, comete el error de poner en la portado. Toda la verdad. Si no está resuelto no hay verdad. Hay psicópatas, pederastas, asesinatos por temas clásicos y un múltiple crimen sin resolver.

Todos ellos están muy bien seguidos y documentados. En España, se mata poco, pero muy bien matado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: