James Ellroy, El Perro Rabioso De La Literatura.

Glosar la figura de este autor, es muy complicado. Es un tipo como poco peculiar. Dicho finamente. Bueno es un cabronazo integral.

Os pongo una biografía que lei en internet sobre él y lo describe muy bien.

Lee Erle Ellroy nació en Los Ángeles en 1948. Su madre era un poco golfa y su padre un menda que vivía de mogollón. El viejo Armand Ellroy hacía de recadero de las estrellas y le contó a su hijo que una vez le pegó un revolcón a Rita Hayworth. El viejo Armand Ellroy llamaba a su hijo James porque consideraba que Lee Erle era un nombre de chulo de putas negro. El pequeño James aprendió a leer con tres años y pensaba que su padre era un tío. El matrimonio Ellroy se fue al carajo en 1954 y James manejó mal su complejo de Edipo: tenía fantasías con mamá, quería estar con papá, mamá llevaba a casa a los marineros y papá le dejaba ver porno. Con nueve años se fumó un petardo de marihuana con dos chavales mejicanos y dio por hecho que iba a ser un adicto. Su madre no quería de su padre ni el apellido y volvió a usar su nombre de soltera, Jean Hilliker; los ligues le duraban una noche de farra gozosa, una salva de verbena, pim, pam, pum, fugaz como un trueno, y caducaban con el alba. Era bella, era pelirroja, era enfermera. James hacía vida de sociedad en el desayuno, conocía a los amiguitos de mami, que eran tíos de una pieza que no eran papi. Cuando James cumplió diez años su madre le regaló un cachorro de sabueso beagle y le preguntó con quién le gustaría vivir. James dijo que con su padre. Mamá le pegó un guantazo y James la llamó golfa y borracha. Mamá le volvió a pegar. James odiaba a su madre para demostrar que amaba a su padre. Un día le vio el melonar en la bañera. Le faltaba el pezón derecho. Se le infectó después de parir y se lo tuvieron que extirpar. El pezón izquierdo estaba tieso por el frío, como el cuerno de un unicornio.

En junio de 1958 a Jean Hilliker se le acabó la suerte. Conoció al tipo equivocado. Conoció al depredador. Unos chavales que jugaban al béisbol se la encontraron tiesa en el barrio de El Monte, que le decía el popular el Retrete de Los Ángeles. Llevaba un vestido azul de crayón generoso de escote subido por encima de las caderas y estaba tapada por un gabán. No llevaba zapatos, ni medias, ni bragas y el rocío le había cubierto la espalda. Tenía magulladuras en la cara, raspaduras en la parte interna del muslo y un cordón de persiana atado en el cuello. El forense determinó que tenía la menstruación, que había cenado fríjoles mejicanos, que había tenido relaciones sexuales y que murió por asfixia debido a un estrangulamiento con ligaduras. El asesinato de Jean Hilliker apenas mereció blasón en los periódicos porque coincidió con el de Johnnie Stompanato, un guaperas de la mafia que era amante de Lana Turner y murió acuchillado por su hijastra. Jean Hilliker murió de segunda. James tenía diez años, odiaba a su madre y derramó lágrimas de cocodrilo en el funeral. Vivió del cuento. Descubrió que impostando el dolor podía manejar a los adultos. La poli buscó a un cholo con rasgos de rubio y el asesino salió impune. James se fue a vivir con papá.

Whisky, bragas y Listerine
Recibió una extraña educación paterna basada en odiar a los maricas y en el sudor macho del nervio pudendo. El perro cagaba en la moqueta. Comían pizzas congeladas y andaban en calzoncillos. Compartían revistas de jamonas en cueros. James creció y se convirtió en el paria del instituto. Guardaba toneladas de pus dentro de sus granazos de acné. La orografía de su jeta era montañosa. Era grandón, escuchaba a Beethoven, leía revistas de casos criminales, quería restaurar la esclavitud en América y clamaba por la libertad de Rudolph Hess. Tenía diecisiete años cuando el viejo Armand murió. Estaba hecho cisco y hablaba solo. James ya no se creía el revolcón con Rita Hayworth. Estiró la pata echo una mierda, le cogió a su hijo de la mano y le dijo: “Tírate a todas las camareras que te sirvan”. Con imponderables de menos valor se han levantado imperios. James se quedó solo en la vida, subsistiendo de una póliza, se puso hasta arriba de Dexedrina y de Dexanoyl, de Seconal, de Nembutal y de whishy de cuatro perras mezclado con colutorio Listerine. Dormía en los parques, mangaba comida y se colaba en las casas de las chicas para robarles las bragas. Las olía y se masturbaba durante doce horas seguidas. Se obsesionó con el asesinato de la Dalia Negra, una meretriz de cuarta que quería ser actriz y a la que partieron por la mitad después de torturarla. Nunca encontraron al asesino. Las mujeres muertas le agarraron las pelotas. Le detuvieron en una excursión de braguitas y le dieron trullo con los malos de oficio. Un poli le dijo: eres grande, pero no eres duro. Durmió sentado. Soldó las posaderas al banco. Entró en pánico. Se asomó al abismo. Tuvo vértigo. Cuando salió se apuntó a Alcohólicos Anónimos y descubrió su narcisismo contando historias a los borrachos. Encontró trabajo de caddy en un campo de golf, acarreaba los palos para los puretas con pantalones de cuadros, se apartó de las timbas de dados, dejó la priva y le dio descanso a su nariz. Dejó las bragas en sus cajones. Tomó notas para un libro. Rezó a Dios y le dijo: convierte esto en una novela. Dios le complació. Hoy le falta un paso para ser un clásico.

Resultado de imagen de james ellroy baranda

Mucha gente lo considera uno de los mejores escritores de novela negra de todos los tiempos. Y mucha gente considera que la etiqueta de escritor de novela negra, se le queda corta y prefieren llamarlo el mejor cronista de la América negra. Sea como sea. Es un pedazo escritor.

Resultado de imagen de Requiem por Brown
El detective Fritz Brown, un ex alcohólico obsesionado con la música clásica, especialmente la de Beethoven, no es un detective convencional: le echaron de la policía de Los Ángeles hace años y todavía tiene que moverse a veces al borde de la ley para salir adelante. Brown tiene una manera muy peculiar de llevar sus casos. Un estrafalario caddie de golf con pinta de mendigo pero mucho dinero, por ejemplo, le ofrece mil dolares para que vigile unos días al rico peletero judío con el que vive su hermana. Pero ella resulta ser muy atractiva, y una apasionada del violoncelo, ademas, y Brown decide seguirla también a ella e investigar de donde saca su extraño cliente tanto dinero… Desde las cloacas de los grandes clubes de golf de Los Ángeles, hasta el mundo de la pornografía y de las apuestas ilegales, Réquiem por Brown, la primera novela que publico James Ellroy, es un retrato despiadado de una de las ciudades mas corruptas de América.
El rostro mas oscuro de Los Cngeles por el autor de Seis de los grandes.Los Angeles, 1951. Fred Underhill es un policía de 26 anos, inteligente, perseverante. Tambien es un mujeriego. La facilidad de palabra y un buen físico le garantizan el éxito. Tiene una debilidad: “el prodigio.” El prodigio se halla en las calles de Los Angeles, en los locales nocturnos; en el misterio, en el crimen sin resolver, en la vida, o tal vez en la muerte y en los móviles que conducen a ella. Fred es ambicioso, y su ambición no conoce limites.Hara lo que sea para escalar a los puestos mas destacados del Departamento. El homicidio de una mujer, la investigación del caso y el descubrimiento de un asesino servirán a Fred de trampolín a la fama. La prensa elogiara su intervención y reproducirá su rostro y sus palabras.Con la guerra de Corea como telón de fondo, James Ellroy describe la carrera de un joven agente de policía, su imparable ascenso y su estrepitosa caída, mientras desarrolla una intrincada historia criminal y describe, con el estilo desgarrado que le caracteriza, los ámbitos del mal y de la oscuridad.
Martin Plunkett ha sembrado Estados Unidos con un rastro de muertes. Cuando el FBI consigue darle caza, decide confesar sus crímenes.
Resultado de imagen de sangre en la luna james ellroy
Un asesino en serie, metódico y concienzudo, comete varios crímenes sin que nadie sospeche su autoría. Sin embargo, la vida del asesino y la del sargento Hopkins tiene parecidos soprendentes. Ambos están obsesionados por las mujeres y las amas, aunque cada uno a su manera. Ambos, también, fueron violados de niños. Son dos ‘iluminados’ con una misión que cumplir.
Los miembros de una temible organización criminal son eliminados uno a uno por la policía de Los Ángeles, un cuerpo en el que no todos, ni mucho menos, tienen las manos limpias. Lloyd Hopkins, un sargento del Departamento, perturbado pero honesto, será el encargado de investigar el caso. Un viaje a los bajos fondos de Los Ángeles, una ciudad en la que los límites entre la razón y la locura se desvanecen a un ritmo vertiginoso.
Resultado de imagen de La colina de los suicidas
Los miembros de una temible banda de atracadores van perdiendo poco a poco los estribos, mientras el sargento Lloyd Hopkins, al mando del grupo de agentes que persigue a los ladrones, descubre que el cuerpo de policía que tanto conoce y tanto respeta no es ni mucho menos lo que parece…Un viaje a un submundo dominado por la violencia y la corrupción, donde los sentimientos sólo ocupan el lugar de cínicas excusas para el lucro personal.
Resultado de imagen de la dalia negra james ellroy
15 de enero de 1947. Los Ángeles, un solar desocupado. El cadáver de una mujer de veinticinco años, desnudo y seccionado en dos partes. El médico forense determina que ha sido torturada durante días mientras ella seguía consciente. Un periodista bautiza a la víctima como «la Dalia Negra».
Los policías Bucky Bleichert y Lee Blanchard, dos ex boxeadores conocidos como Hielo y Fuego, son puestos al frente del caso. Al sumergirse en los bajos fondos de Los Ángeles para averiguar quién era la Dalia se verán atrapados en un circo mediático y en una investigación policial plagada de pistas falsas, intereses políticos y dificultades; un caso irresoluble que acabará por obsesionarles.
Resultado de imagen de el gran desierto ellroy
Los Ángeles, años cincuenta. Tres hombres se ven atrapados en una tupida red de ambiciones, perversión y mentiras: Danny Upshaw, ayudante del sheriff y punto de mira de intereses ajenos: Mal Considine, fiscal del distrito que intenta promocionarse profesionalmente y poner orden a su vida privada; Meeks, ex narco y hombre fiel a un único dios: el dinero. Por motivos distintos, los tres se verán vinculados a un grupo de comunistas entre los que un sádico asesino ha sembrado el pánico. Por motivos distintos, los tres habrán sacado billete para una pesadilla.
Resultado de imagen de Los Angeles Confidencial
Los Ángeles, años cincuenta, una época fascinante llena de matices. Pornografía. Corrupción policial. Intrigas en el hampa. Un atroz asesinato colectivo se convierte en eje central de la vida de las víctimas y los verdugos. Tres policías tambaleándose en arenas movedizas Ed Exley, sediento de gloria, capaz de violar cualquier ley con tal de eclipsar a su padre, ex policía y gran magnate. Bud White, una bomba de relojería con placa de agente, ansioso de vengar la brutal muerte de su madre
Resultado de imagen de Jazz blanco
Los Ángeles, 1958. El teniente Klein está en el centro de una compleja red donde se cruzarán la violencia y la muerte. Los federales investigan la corrupción policial, y nuestro enviciado antihéroe, centro de las acusaciones, hará lo posible por escapar.
En esta novela impregnada de odio, asesinatos, drogas, violaciones y prostitución, Ellroy ata los cabos que dejó sueltos en L.A. Confidential. Con una violencia descarnada pero sin regodeos, y sincopada por una prosa telegráfica, Jazz blanco es un cierre contundente al Cuarteto de Los Ángeles.
Resultado de imagen de American Tabloid
La intriga política del convulso período, entre los años cincuenta y sesenta, que culminó con el asesinato del presidente Kennedy, es el argumento central de América. De la mano de un policía corrupto, Pete Bondurant, relacionado con periodistas sensacionalistas, viajamos a Estados Unidos en la época de la crisis con Cuba, los conflictos raciales y el esplendor de Marylin Monroe, y asistimos a los momentos previos al magnicidio de Dallas. Personajes reales y ficticios se entrecuzan para ofrecernos un fresco de una época que ya se ha convertido en un mito.
mis rincones oscuros-james ellroy-9788439733942
En junio de 1958, James Ellroy tenía diez años cuando recibió la terrible noticia del asesinato de su madre. El cadáver de Geneva Hilliker fue hallado cubierto de hiedra en una cuneta de las afueras de Los Ángeles, estrangulado con una cuerda y unas medias de nylon y con signos evidentes de violación. El caso no se resolvió, pero la brutal muerte marcó para siempre la vida del autor y fue el germen de toda su obra.
En 1994, después de publicar el último volumen del «Cuarteto de los Ángeles», Ellroy decidió descubrir la verdad sobre el crimen. Para ello contrató los servicios de un veterano y experimentado «detective» llamado Bill Stoner. A medida que ambos avanzaban en este caso enterrado desde hacía treinta años, Ellroy descubría el misterio que en realidad fue su madre, cuáles fueron sus aspiraciones y por qué decidió salir de un pequeño pueblo de Wisconsin para empezar una nueva vida en Los Ángeles.
Resultado de imagen de ola de crimenes ellroy
Un despiadado periodista ventila los trapos sucios de los famosos, se revuelca con placer en el barro y mata si es preciso en defensa de la prensa amarilla. Un célebre acordeonista se convierte en adicto al homicidio. Un hombre investiga los archivos policiales para descubrir los posibles vínculos con el asesinato de su madre… ola Hola de crímenes es una recopilación de cuentos y artículos aparecidos en la revista GQ. En ella, James Ellroy, presenta al lector unas crónicas intimistas de la ciudad de Los Ángeles, a través de un estilo directo y a veces brutal.
Resultado de imagen de seis de los grandes
Dallas, Tejas, 22 de noviembre de 1963. El día del asesinato de Kennedy llega a la ciudad un agente del FBI, Wayne Tedrow Jr., con 6.000 dólares en el bolsillo y la misión de cargarse a Durfee, un jugador negro acusado de violación y asesinato. El ambiente político y social está al rojo vivo, y hay muchas preguntas en el aire: ¿está el Ku Klux Klan involucrado en la muerte del presidente? ¿Cuáles son las relaciones del KKK con el FBI? ¿Conspiraron la mafia y el FBI para matar a Robert Kennedy y Martin Luther King? ¿Cómo se relacionan el FBI, la droga y el anticastrismo? Seis de los grandes nos lleva de Estados Unidos a Vietnam, mostrando al lector el resquebrajamiento de un sueño, empujándolo al meollo de la pesadilla americana.
Resultado de imagen de Destino: La morgue
Desde la ácida crítica a la lucha por la presidencia de Estados Unidos, pasando por los rings donde dejan la vida y buscan la fama los boxeadores mexicanos o la habitación donde quedan violentamente sesgados los sueños de una adolescente, hasta llegar a los relatos intimistas y autobiográficos, James Ellory plasma su percepción de un mundo desquiciado en el que no siempre es posible hallar La Verdad.
Resultado de imagen de loco por dona ellroy
Una intensa historia de amor, que se prolonga durante más de veinte años, entre un enloquecido policía del Departamento de Los Ángeles y una actriz. De nuevo James Ellroy nos introduce en su particular mundo: corrupción, obsesiones, venganzas, casos sin resolver y un amor lleno de intensidad y romanticismo.
Resultado de imagen de noches de hollywood
A la deriva en el brumoso Hollywood de los cincuenta, Dick Contino, un acordeonista prácticamente acabado, trata de dar un empujón a su carrera perpetrando un secuestro perfecto: el suyo propio. La historia de Contino abre este fantástico libro compuesto por seis relatos ambientados entre 1947 y 1959. Es en Los Ángeles de los cincuenta, una ciudad poblada por policías, criminales, prostitutas, estafadores, cazatalentos en busca de estrellas, rateros, comunistas ocultos y chivatos que traen a la mente películas en blanco y negro y amarillistas gacetas de sucesos.
Resultado de imagen de america james ellroy
América es el primer libro de la Trilogía Americana, una obra cumbre de la novela negra y política. La intriga política del convulso período, entre los años cincuenta y sesenta, que culminó con el asesinato del presidente Kennedy, es el argumento central de América. De la mano de un policía corrupto, Pete Bondurant, relacionado con periodistas sensacionalistas, viajamos a Estados Unidos en la época de la crisis con Cuba, los conflictos raciales y el esplendor de Marylin Monroe, y asistimos a los momentos previos al magnicidio de Dallas. Personajes reales y ficticios se entrecruzan para ofrecernos un fresco de una época que ya se ha convertido en un mito.
Resultado de imagen de sangre vagabunda
Verano de 1968. Martin Luther King y Robert Kennedy están muertos. Un grupo dedicado al juego sucio está listo para desplegarse en la Convención Demócrata de Chicago. Los militantes negros están combatiendo en el sur de Los Ángeles, acosados por los federales. Y el destino ha colocado a tres hombres en el vórtice de la Historia. Dwight Holly es el matón preferido de J. Edgar Hoover, el que pone en práctica sus planes racistas. Wayne Tedrow, ex policía y traficante de heroína, está construyendo una meca del juego para la mafia en República Dominicana. Y Don Crutchfield es un joven detective privado de ética dudosa. Sus vidas chocan al tratar de dar caza a la Diosa Roja Joan, y cada uno de ellos pagará «un precio elevado y feroz por formar parte de la Historia».
Resultado de imagen de a la caza de la mujer
El legendario autor de novela policíaca nos ofrece unas memorias crudas y brutalmente sinceras, tan intensas como cualquiera de sus otras novelas. En 1959, James Ellroy tenía diez años. Su madre, Jean Hilliker, que acababa de divorciarse de su marido, le hizo un regalo y le dio a su hijo una elección: vivir con ella o con su padre. James eligió a su padre, y su madre le pegó una bofetada. Desde el suelo, él le deseó que se muriera, y tres meses después fue asesinada. A la caza de la mujer es la confesión de un depredador, un tratado sobre la culpabilidad y sobre el poder de una maldición, pero ante todo es una confesión apasionada. James Ellroy describe abiertamente su dura infancia, su época de joven delincuente, su vida de  escritor, sus historias amorosas y sus matrimonios, sus ataques de nervios, y el inicio de una relación extraordinaria con una mujer que posiblemente sea la que siempre ha estado buscando. A la caza de la mujer es una obra brillante que muestra con sinceridad el alma de James Ellroy. Seguro que nunca antes habrá leído unas memorias como estas.
perfidia-james ellroy-9788439729594
Los Ángeles. 6 de diciembre de 1941. Estados Unidos al borde de la Segunda Guerra Mundial. La noche anterior al ataque japonés de Pearl Harbor, los cuerpos de una familia de clase media nipona son hallados sin vida en su hogar. Todo parece indicar que la familia se ha suicidado a través del ritual del Seppuku, pero hay otros indicios que apuntan al asesinato. Una multitud de personajes desfila por este complejo escenario, donde todas las piezas forman parte de un inteligente engranaje al compás de Perfidia, la cara oculta de un Hollywood que resplandece solo en la superficie.

Una buena manera de tener un primer contacto con el autor, igual es leyendo sus memorias. A la caza de la mujer. Donde no se guarda nada y algo nos podrá ayudar a saber por que escribe como escribe.

Por que el autor, no te cuenta una historia, te la ladra directamente. Sus novelas siempre están ambientadas en los Angeles de los años 40,50 y 60.

No solo eso, sino que ha creado una forma de escribir totalmente propia, muchas veces casi telegráfica. Que no todo el mundo apreciara. Por ejemplo. En uno de sus libros, la manera de presentar al protagonista de la novela es la, siguiente. Se, bajo del coche, escupió, se encendió un cigarro y se, acomodo los huevos en el pantalón. Ya esta, ni descripción física ni na más

El autor no cree en los grises, ni en los blancos. Sus personajes son negros, no de color, sino de intenciones y de fondo. Nadie es inocente de nada. Y todo el mundo tiene algo que esconder.

Junto con personajes ficticios creados por la imaginacion del autor , desfilan personajes reales, como actores, actrices y políticos reales de la época. Para mí es un misterio por que sus herederos no lo demandan. Por que muchas veces la imagen que de ellos da es sencillamente vergonzosa.

Si no os gusta su forma de escribir, al menos echarle un ojo a La Dalia Negra. Una total obra maestra. Basada en un crimen real. El crimen más famoso de la historia de los Angeles. Que a día de hoy sigue sin resolverse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: